Youtube, Guillen, "Canto Negro", X.Montsalvatge y Teresa Berganza...

Por esas cosas de la vida, buscando inicialmente una cumbia y gracias al algoritmo cabeciduro y caprichoso de “youtube” fui a parar en frente de esta joya musical algo dodecafónica de la Afronauticidad Universal. Se trata de la puesta en música de un célebre poema de Nicolás Guillen, uno de esos poemas guapachosos, rítmicos y cadenciosos de uno de los promotores del término “Chevere”. La obra se titula “Canto Negro” y esta versión finamente musicalizada por el catalán Xavier Montsalvatge, a cargo de la brillante mezzosoprano Teresa Berganza y un piano enérgico y golpeado, en los dedos de Felix Lavilla, nos recuerda algunos acordes de “Saona” de ese otro gran pianista popular Noro Morales. Esta perla intergaláctica en blanco y negro fue filmada en el Festival de Aix-en-Provance el 18 de Julio de 1964 y se la traemos en la capsula del tiempo de la Chalupa Intergalactica.



Y como sabemos que es un poco difícil comprender el texto en esta versión de la canción, aquí lo transcribimos:

“¡Yambambó, yambambé!
Repica el congo solongo,
repica el negro bien negro;
congo solongo del Songo
baila yambó sobre un pie.

Mamatomba,
serembe cuserembá.

El negro canta y se ajuma,
el negro se ajuma y canta,
el negro canta y se va.
Acuememe serembó,

yambó,
aé.

Tamba, tamba, tamba, tamba,
tamba del negro que tumba;
tumba del negro, caramba,
caramba, que el negro tumba:
¡yamba, yambó, yambambé!”

Este texto de gran potencial expresivo, ciertamente gracias al poema y al poeta, logra capturar la belleza del ritmo en la oralidad y el verso, e ilumina con su genial escritura el universo y el lenguaje de una cierta negritud. Esta canción ha sido también revisitada por otros grupos en versiones particularmente interesantes y con aporte de percusiones Latino Americanas que insisten sobre el carácter Afro-Americano del poema.

Otro detalle para recordar es que uno de los versos del texto es un estribillo recurrente en muchas conocidas canciones de música Afro-caribeña, con eso del “Congo solongo del Songo” que nos recuerda nuestro “Songo Sorongo”. Bella fórmula para expresar una suerte de ecumenismo cultural de la herencia Africana en nuestra música en un poema que nos habla de otros tiempos y otros espacios no menos Afronauticos.
Es de anotar que la misma “precariedad” o “simpleza” del lenguaje que intenta recuperar Guillen es justamente la que permite crear una poesía nueva, que le de la palabra poética a una comunidad que en español no había tenido hasta esa primera mitad del siglo XX la posibilidad de construir un lenguaje poético que reflejara sus propias experiencias y valores.

Gracias Nicolás, gracias Xavier, gracias Teresa y gracias youtube!

Y sigan en sintonía con Afronuatas, porque la letra con sangre Afronautica entra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Afronautas Especial CIRCULART 2015

Bioritmo en vivo en "Tiny Desk Concerts" de NPR (2014)